UNA BALA EN LA CABEZA

 

Trepidante película de acción con muchos golpes y pocas palabras.

 

Jimmy Bobo (Sylvester Stallone) es un sicario de Nueva Orleans duro e implacable. Tras su último trabajo, sufre un ataque inesperado por parte de Keegan (Jason Momoa), una imparable máquina de matar que ejecuta sin contemplaciones a su compañero (Jon Seda). Dispuesto a tomarse su venganza, Jimmy se verá obligado a colaborar con Taylor Kwon (Sung Kan), un detective de la policía no muy acostumbrado a los métodos expeditivos. Aunque pronto descubrirá que Jimmy es el arma más eficaz para acabar con una peligrosa organización que ha corrompido a la policía y las altas esferas de la ciudad.

 

Sylvester Stallone protagoniza la adaptación a la gran pantalla de la popular novela gráfica de Alexis Nolent y Colin Wilson, dirigida por el veterano Walter Hill (“Invicto”, “El último hombre”). Jason Momoa (“Juego de tronos”, “Conan”), Sung Kan (“Ninja Assassin”, “Fast & Furious”), Sarah Shahi (“Life”), Adewale Akinnuoye-Agbaje (“Asesinos de élite”, “G.I. Joe”), Jon Seda (“The Pacific”) y Christian Slater (“Bobby”, “Windtalkers”) completan el reparto de este trepidante thriller de acción que llegará a los cines españoles el 22 de marzo.

 

Esta adaptación de una novela gráfica es entretenida y aunque tiene poco diálogo hay que destacar la interacción de los dos personajes protagonistas que provoca risas. Por lo demás no se puede destacar nada especial. Da lo que promete: mucha acción y muchas peleas y no decepciona en su estilo. 

 
https://www.youtube.com/watch?v=W3sfXkyqOFg
 

NOTAS DE PRODUCCIÓN

 

 

Todo empieza siempre con la palabra escrita. Y en el caso de UNA BALA EN LA CABEZA, la historia se originó con la obra del alabado autor francés Alexis Nolent (cuyo seudónimo para sus trabajos de género es Matz) y el ilustrador Colin Wilson, y su popularísima novela gráfica, “Una bala en la cabeza. Nolent explica: “Siempre me han gustado mucho las buddy movies (películas de compañeros), que es una auténtica especialidad del cine americano. Estaba dándole vueltas a la idea de escribir una y quería llevar las cosas un poco más allá de lo que estaba acostumbrado a ver. Me encantan las películas como ‘Huida a medianoche’ y ‘L.A. Confidential’, sacada del libro de James Ellroy. Me pareció que sería una idea interesante hacer que un asesino – un sicario – uniera fuerzas con un policía, establecer un vínculo entre dos individuos en lados opuestos la ley, los principios éticos y todo lo demás. Así fue como empecé a darle vueltas a la idea y la fui desarrollando”.

“La historia principal está ambientada en Nueva Orleans, con una historia secundaria. Uno de los personajes procede de Nueva York, mientras que el otro es de Nueva Orleans. Siempre me ha gustado mucho Nueva Orleans y su música, además de que allí hay cierto nivel conocido de corrupción, y me pareció un buen concepto narrativo con el que jugar. Así que esos son los ingredientes que utilicé”.

“El sicario (Sylvester Stallone) es realmente el protagonista principal, porque es el que actúa en primer lugar y luego tiene que reaccionar, pasar por todo el proceso de comprender lo que está ocurriendo y lo que necesita hacer básicamente para salvar el pellejo, y conseguir además cobrarse su venganza”.

“El policía (Sung Kang) es, naturalmente, un poco más cuadriculado que el sicario. El sicario es el que es capaz de tener ideas que se salgan de lo convencional. Pero el principio de UNA BALA EN LA CABEZA era que estos dos personajes que no parecen tener nada en común, en realidad se parecen mucho más de lo que habrían imaginado, hasta el punto en que el policía seguramente tenga más similitudes con el sicario de lo que tenía con su compañero. Y el concepto de la buddy movie es un fenómeno realmente representativo del cine americano. Además, tenía muy claro que quería ambientarla en Nueva Orleans”.

Así que no es ningún misterio cómo tres grandes iconos del cine americano, cuyas carreras empezaron todas realmente a principios de la década de 1970, se llegaron a juntar para trabajar en UNA BALA EN LA CABEZA. El director Walter Hill, conocido por su cine de acción cargado de testosterona, dijo una vez en una entrevista: “Toda las películas que he hecho han sido básicamente un Western, que es, en última instancia, un universo moralmente simplificado que se sale, sean cuales sean los problemas dramáticos, de las vías normales de control social y mitigación social del problema, y me gusta hacer eso incluso con historias contemporáneas”. Hill es especialmente conocido por películas tan representativas como “El luchador”, “Driver”, “Los amos de la noche (The Warriors)”, “Límite: 48 horas”, “Calles de fuego”, “Danko: Calor rojo” y “Gerónimo, una leyenda”.

A Joel Silver, productor de UNA BALA EN LA CABEZA, junto con el productor Jerry Bruckheimer, se les puede atribuir la reinvención del género de acción. Silver añadió a este tipo de películas el elemento de emparejar a dos personajes dispares que tenían que trabajar juntos, y así surgió todo un nuevo género, las películas de compañeros, o buddy movies. Y así ha producido un mega-éxito tras otro. Junto con el productor Lawrence Gordon, Silver produjo “Límite: 48 horas”, que emparejaba a Nick Nolte con Eddie Murphy, bajo la dirección de Walter Hill, y “Calles de fuego”, también de Walter Hill. En Silver Pictures, produjo “Commando”, la franquicia de “Arma letal”, en la que emparejó a Mel Gibson con Danny Glover, las dos primeras entregas de la franquicia de “Jungla de cristal”, y la franquicia de “Matrix”.

Sylvester Stallone ha disfrutado al menos de un gran éxito cada década durante los últimos 40 años. Ha llegado a ser uno de los actores mejor pagados de Hollywood y, aunque ha probado suerte con comedias y dramas, sus éxitos más notables han seguido llegando en el género de la acción. Protagonizar junto a Henry Winkler “Black jackets. Días felices” permitió a Stallone llamar la atención de Hollywood. Pero las historias sobre cómo consiguió sacar adelante su guión de “Rocky”, junto con el productor Irwin Winkler, y él mismo en el papel protagonista de Rocky Balboa, son legendarias. “Rocky” sería candidata a diez premios Oscar®, de los cuales se haría finalmente con tres, incluido el de “Mejor película”, en 1976, con lo que se iniciaría así una de las franquicias cinematográficas más lucrativas de la historia. Estaba en racha, y no paró de hacer una película tras otra. Con el enorme éxito de “Acorralado”, en el que interpretaba al personaje del boina verde John Rambo, en una impactante y polarizadora visión de la guerra de Vietnam, que supuso el inicio de otra franquicia popular más. Tras ella, llegarían otros muchos títulos, como “Demolition Man” o “Asesinos”, ambos producidos por Joel Silver. Pero, con espíritu de reinventarse personalmente, fue el gran éxito de 2010, “Los mercenarios (The Expendables)”, que Stallone escribió, dirigió y protagonizó junto a un impresionante desfile de otras estrellas del cine “B”, y que conseguiría recaudar más de 300 millones de dólares en todo el mundo, con lo que Stallone volvió a encontrarse en la cima.

 

Entre Walter Hill, Joel Silver y Sylvester Stallone estamos hablando de unos 125 años de historia del cine.


Dark Castle Entertainment se ha asociado con IM Global y After Dark Films para producir el thriller de acción del director Walter Hill UNA BALA EN LA CABEZA, protagonizado por Sylvester Stallone, que las tres compañías se encargaron de anunciar conjuntamente en junio de 2011.

El rodaje de la película comenzó el 27 de junio en exteriores de Nueva Orleans, Luisiana, y llegará a las salas de Estados Unidos a través de Warner Bros. Pictures, mientras que eOne Films Spain se encargará de distribuirla en nuestro país.

El guión, de Alessandro Camon, se basa en la novela gráfica “Una bala en la cabeza”, escrita porMatz e ilustrada por Colin Wilson, y cuenta la historia de un sicario de Nueva Orleans (Stallone) y un policía de Nueva York (Kang) que forman una alianza para acabar con los asesinos de sus respectivos compañeros.

Joel Silver, presidente de Dark Castle Entertainment, que ya había producido anteriormente las películas de Stallone “Demolition Man” y “Asesinos”, afirma: “Sylvester Stallone es un icono del cine de acción en todo el mundo y estoy encantado de tener ocasión de volver a trabajar con él. Me hacía mucha ilusión colaborar con IM Global y After Dark para trasladar esta emocionante historia a la gran pantalla”.

Stuart Ford, consejero delegado de IM Global, señala: “Joel y su equipo de Dark Castle han sido los socios perfectos para ayudar a sacar adelante un proyecto así y ha sido un placer contar con ellos.

El director, Walter Hill, recuerda: “trabajé con Joel cuando era un productor joven. Siempre ha tenido un gran talento empresarial, una gran capacidad para pensar cinematográficamente y combina una mentalidad de ‘soñar a lo grande’ con la naturaleza práctica de asegurarse de la buena marcha del proyecto. Hasta en los detalles más insignificantes”.

“Sly y yo habíamos hablado a lo largo de los años de trabajar juntos, pero nunca había acabado de materializarse”, comenta Hill, añadiendo: “Me gustan los actores que son capaces de llegar a un gran número de espectadores – y Sly es maravilloso compartiendo sus emociones: furia, pena, orgullo, alegría – tiene un gran corazón, grandes ojos y una gran voz. Para un director, esto es como que te den las llaves de un Ferrari”.

“Me pareció que sería muy interesante reiniciar un género clásico y trabajar con un director clásico como Walter Hill”, comenta Stallone. “Pensé que podría estar bien hacer una especie de película de compañeros, pero opuestos, donde los personajes no son para nada compañeros, sino más bien adversarios, que tienen que trabajar juntos, a partir de lo cual se va desarrollando una relación interesante”. Resulta curioso que esta sea la primera vez que Stallone y Hill trabajen juntos. “Ha sido irónico trabajar con Walter”, observa Stallone, “porque, justo después de ‘Rocky’, en 1976-77, la primera película que me ofrecieron fue ‘Driver’, con Walter como director, pero me convencieron de hacer otro filme. Pasaron los años y Walter me vino con ‘Límite: 48 horas’, pero surgió otra cosa y opté por no hacerla. Qué tonto fui por dejar pasar la ocasión de trabajar en esa película. Pero por fin nos hemos podido juntar y ahora he conseguido hacer lo que debería haber hecho en 1977.”

“Joel Silver llevó UNA BALA EN LA CABEZA a otro nivel”, sostiene Stallone. “Cuanto más tiempo llevo en esta industria, más me doy cuenta de que los productores como Joel Silver son algo increíblemente singular; es algo único, y extraordinariamente creativo. Creo que es importante, al intentar poner al día un género clásico del cine – en este caso, el cine negro – que escojas actores actuales que sean capaces de hablar y actuar como parte de ese ambiente completamente actual. Y fue Joel quien tuvo la idea de elegir a Sung Kang, Sarah Shahi y Jason Momoa, todos los cuales son caras frescas y nuevas. Y luego elige a un actor veterano y siempre fiable como Christian Slater”. Stallone prosigue: “Fue algo extraordinario verme rodeado por semejante grupo de actores modernos, teniendo en cuenta el bagaje que yo aporto, y espero que entre todos hayamos preparado una bullabesa creativa de la que salga una buena comida”.

Las colaboraciones creativas anteriores de Silver con el veterano director Walter Hill incluyen el éxito de taquilla “Límite: 48 horas”, “Los amos de la noche (The Warriors)” y la veterana serie de televisión de HBO “Historias de la cripta”.

UNA BALA EN LA CABEZA es una presentación de Warner Bros. Pictures, en asociación con Dark Castle Entertainment, IM Global y After Dark Films, que cuenta también con la estrella en alza Sung Kang (“Fast & Furious 5 (A todo gas 5)”, “Ninja Assassin”) en el importante papel coprotagonista. Además, ejercen de productores Alexandra Milchan, Miles Millar, Alfred Gough y Kevin King-Templeton. Stuart Ford, Brian Kavanaugh-Jones, Deepak Nayar, Courtney Solomon, Allan Zeman, Moshe Diamante, Bobby Ranghelov, Andrew Rona y Stuart Besser son productores ejecutivos. Steve Squillante es coproductor ejecutivo y Aaron Auch es coproductor.


ACERCA DE LA PRODUCCIÓN:

“Esta ha sido mi tercera película en Nueva Orleans”, apunta el director Walter Hill. “¿Qué puedo decir? Es un lugar muy diferente. La atmósfera, el clima, la arquitectura, la historia y las excepcionales historias de la gente consiguen que Nueva Orleans no sea para nada una típica ciudad estadounidense. Pero, al mismo tiempo, es de algún modo extraordinariamente estadounidense; con todos los famosos buenos tiempos vividos aquí, a la vez que tantas tragedias y dificultades”. Hill agrega: “Me encantó estar allí y la ciudad me hizo, como realizador, otro regalo más: ¡allí, casi cualquier historia resulta creíble!”.

UNA BALA EN LA CABEZA siguió una trayectoria un tanto complicada hasta llegar a la gran pantalla”, confiesa la productora Alexandra Milchan. “La novela gráfica ‘Una bala en la cabeza’ estaba escrita por Matz, un autor francés de un talento extraordinario, y del que estoy intentando adaptar varias de sus novelas gráficas (“Asesinoy “Cíclopes”), aunque esta es la primera en llegar al cine. Alessandro Camon escribió un guión asombroso y demostró una gran pasión por este proyecto, desde que empezó el desarrollo y a lo largo de todo el proceso de producción. Al Gough y Miles Millar son productores del filme, además de haber trabajado en el guión conmigo. Ellos mismos son unos guionistas increíbles. Entienden a la perfección las películas de acción y cómo atrapar a los espectadores con excelentes escenas de acción. Walter Hill también colaboró estrechamente con Camon para darle su toque personal a la cinta”.

Para Milchan, “mi primer recuerdo de Sly Stallone fue ver ‘Rocky’ y descubrir el impresionante logro de un perfecto desconocido, al escribir e interpretar a un personaje tan increíble e icónico. Tanto hombres como mujeres conectaron con el personaje de Stallone como un tipo duro por fuera, pero afectuoso por dentro. Eso me recordó mucho al personaje de Sly en UNA BALA EN LA CABEZA. Jimmy Bobo es un asesino y un tipo duro de las calles, pero tiene corazón y se preocupa por su hija y sus amigos más que por sí mismo. Jimmy podría haber huido y haberse limitado a cuidar únicamente de sí mismo”, agrega Milchan, “pero, en vez de eso, se pone a buscar al asesino de su compañero y también se juega la vida para encontrar al asesino del compañero de Taylor”.

“Sly reaccionó desde el primer momento al guión con tanta pasión y comprensión que supe sobre la marcha que era el único que podría y debería interpretar al personaje de Jimmy Bobo”, recuerda Milchan. “Desde el principio, me sentí emocionada y segura de poder contar con Sly y su socio en la producción, Kevin King. Me parecía que encajaba a la perfección con el material. Ambos demostraron una gran pasión y brindaron un gran apoyo al proyecto de principio a fin”.

Ninguna película tiene hoy día un camino fácil para llegar a la pantalla y esta no fue ninguna excepción. Empezó en Warner Bros., pero se vino abajo y, varios años, varias versiones del guión y un director más tarde, Walter Hill firmó para dirigir UNA BALA EN LA CABEZA. Milchan afirma: “Siempre he sido una gran admiradora de Walter y de sus películas, sobre todo de ‘Límite: 48 horas’. Walter es un genio y un verdadero maestro en su oficio. UNA BALA EN LA CABEZA tiene ese aire de buddy movie de acción, con dos personajes de lados opuestos de la ley, de manera similar a los personajes de ‘Límite: 48 horas’. Sly y King se convirtieron en unos socios maravillosos durante el proceso de desarrollo de este proyecto y fue el propio Sly quien quiso que Walter dirigiera la película desde el principio. Siempre fue un gran defensor de Walter. Y creo que lo que hacía a Walter perfecto para este proyecto es su capacidad para crear una película de acción dura con un aire de comedia de compañeros. Y esta es una buddy movie de acción que es violenta, pero a la vez divertida. Hay una gran química entre Sly y Sung Kang, que da pie a algunos momentos verdaderamente graciosos a lo largo del filme”.

Milchan prosigue: “Esperamos que también resulte interesante para las mujeres. Contamos con una mujer fuerte en esta película, Sarah Shahi, que interpreta a la hija de Sly. Es dura de roer y sabe valerse por sí misma. Y creo que los espectadores encontrarán la película sumamente entretenida y les encantará el aire de buddy movie al estilo de ‘Arma letal’ (que no es casualidad que sea una producción de Joel Silver), ‘Dos policías rebeldes’ y ‘Hora punta’. Creo que a los espectadores les gustará que incluso entre los criminales se puede encontrar un cierto sentido del honor”.

Alessandro Camon escribió el guión para UNA BALA EN LA CABEZA después de que lo abordara Alexandra Milchan, “que me mostró la novela gráfica y me preguntó qué me parecía, y si creía que se podía sacar una película de ella. ¡Me encantó! La premisa central de la novela es muy sólida. Es una insólita pareja muy extrema para una buddy movie, un sicario y un policía. Así que el conflicto entre ellos no es el simple choque de personalidades que se ve en todas las películas de este género, sino más bien que estos tipos quieren realmente matarse el uno al otro. Así que puedes llamarla una ‘película de compañeros’, pero estos tipos no son realmente compañeros. Así que este escenario podía ofrecer momentos muy divertidos, junto a los de mayor intensidad dramática. Cuando ficharon a Walter Hill, un director estadounidense por excelencia, uno de los grandes clasicistas, acertaron de pleno”.

Además, cuando el productor Joel Silver se implicó con UNA BALA EN LA CABEZA, aportó sus propias ideas únicas y geniales, tanto al guión como, muy especialmente, a la selección del reparto. Según el coproductor Aaron Auch: “Joel se enorgullece de ser capaz de reunir repartos interesantes. Así que, en una de las primeras reuniones, hablábamos de quién podría actuar frente a Sly de modo que resultara interesante. Se acababa de estrenar ‘Fast & Furious 5 (A todo gas 5)’ y a todos nos había gustado mucho Sung Kang en ella, así que nos pareció que la interacción entre Sly y él podría quedar muy bien, además de ser algo que no se había visto nunca”. Entonces surgieron las opciones de Jason Momoa y Sarah Shahi, ambas muy interesantes.

El productor Kevin King Templeton recuerda: “Recibí el guión de UNA BALA EN LA CABEZA (conocida anteriormente como ‘Headshot’) de Scott Lambert, marido de la productora Alexandra Milchan, que sabía lo que yo andaba buscando. Scott también nos había echado una mano en ‘Los mercenarios (The Expendables)’, así que sabía que andaba buscando un guión tipo ‘Límite: 48 horas’. Lo leí y tuve la impresión de que era lo que estaba buscando Sly; era algo distinto, y un paso atrás del proyecto monumental que era ‘Los mercenarios (The Expendables)’, dos personajes principales, polos opuestos y completamente antagonistas que, al final, se acaban haciendo amigos. Un par de reuniones más tarde, ya teníamos guionista, Alessandro Camon, que acababa de ser candidato al Oscar® por ‘The Messenger’. Y entonces lo leyó Sly. Creía que a Sly le interesaría el otro papel, el del policía. Pero el que quiso fue el del sicario. Y se siguió desarrollando teniendo eso en cuenta, hasta que finalmente el rodaje se puso en marcha el verano pasado”.

A Sylvester Stallone le encantaba la idea de hacer UNA BALA EN LA CABEZA porque considera que “es puro escapismo. Es entretenida y tienes interpretaciones maravillosas de nuevos actores jóvenes y prometedores – Sung Kang, Sarah Shahi, Jason Momoa y Jon Seda. La juventud es algo que no se puede ignorar, cuando te rodeas de actores más jóvenes y agresivos, que están intentando hacerse un nombre, van a apretar y apretar y apretar, así que no te interesa recurrir a tus viejos trucos, que ya están más que vistos… lo que está muy bien, ya que produce resultados muy efectivos. Y luego está Walter (Hill), corriendo de un lado a otro como un cachorro renacido y haciendo un trabajo magnífico. Así que creo que la gente va a quedar muy sorprendida, porque ha quedado algo muy fresco, por mucho que algunos consideren que se trate de una película al viejo estilo. Si quieres llamar al cine clásico el viejo estilo… Es tan fresco como cualquier otra cosa que haya hecho; y con eso me refiero a que está movido por la historia. Cuando lo que te mueve es el aspecto visual, es otro tipo de cine completamente distinto. No le interesan tanto los personajes, así que no le preocupa contar su historia. Pero, en UNA BALA EN LA CABEZA, podrías encontrarte y conocer a cualquiera de estos personajes en la vida real”.

Jimmy Bobo era un personaje estupendo para que lo interpretara Stallone. “Está en paz consigo mismo; considera que se dedica a sacar la basura y eliminar esas manchas difíciles de quitar de la sociedad. Sigue ciertas reglas: no va a por gente que no se lo merece. Está en el negocio de eliminar a gente que es básicamente como su competencia. Y ahora, de pronto, tiene que hacer frente a algo a lo que nunca ha tenido que enfrentarse: una traición desde dentro, y una completa dependencia de un policía de origen asiático que lo odia a muerte – lo que no constituye precisamente un apoyo muy sólido. Y también está Lisa, su hija, que ha recibido una educación espantosa. Evidentemente, yo no pasaba mucho tiempo en casa, y ella no ha crecido para convertirse precisamente en una hermanita de la caridad. Es dura, pero acaba superando todas las expectativas”.

Y Jimmy Bobo tiene un poco de anacronismo. “No sabe cómo usar un teléfono móvil. Apenas sabe usar la tostadora”, explica Stallone, “y por eso supone un gran contraste con Taylor (el policía), ‘el tipo del móvil’. Todo son ‘apps’. ¿Qué es una ‘app’? Todo lo que tiene que ver con Jimmy está un poco trasnochado. Es muy, muy simple y sus reglas son claras”.

El compañero de Jimmy es Taylor, interpretado por Sung Kang. “Uno de mis recuerdos favoritos de Sly Stallone es de mi juventud. Mi padre solía llevarme al cine los domingos. Y era como una noche de hombres. Recuerdo que una de mis primeras películas con él fue ‘Rocky’. También recuerdo que una de las primeras cintas VHS que trajo mi padre a casa fue ‘Acorralado’, así que me siento como si prácticamente me hubiera criado con Sylvester Stallone. Así que tener ocasión de trabajar ahora con él ha sido una experiencia realmente increíble”.

Cuando se reunió con Walter Hill, sabía que Hill “quería hacer que la película fuera distinta de otras cintas de policías con compañeros, como ‘Límite: 48 horas’. Pero creo que también sabía que la dinámica entre Sly y yo quedaría como algo fresco, que no se había visto para nada, e iría evolucionando al avanzar la historia. Generacionalmente, somos completamente distintos; moralmente, somos completamente distintos; étnicamente, somos completamente distintos – así que lo estupendo de esta dinámica es el hecho de que Jimmy Bobo procede de una generación en la que los comentarios racistas y la identificación racial eran muy rudimentarios y corrientes. Entonces no existía lo políticamente correcto, así que sabes que es la clase de tipo que se limita a decir lo que piensa. Y Taylor representa a las nuevas generaciones. Está permanentemente pendiente de la tecnología. A eso hay que añadir que me rijo por un código de honor muy estricto. Tengo mucho que demostrar en el cuerpo de policía. Poseo una integridad moral que tengo muy arraigada por una serie de motivos”. Pero no se puede negar que UNA BALA EN LA CABEZA está cargada de humor, que surge en gran medida de emparejar a estos dos tipos que no podrían ser más distintos en todos los aspectos. “Y ese humor es, en buena parte, de situación, que parece ofensivo sobre el papel”, explica, “sin embargo, cuando Jimmy Bobo se pone a llamarme ojos rasgados o amarillo o chinito o Charlie Chan… no es que se lea como algo gracioso, pero cuando lo ves en la pantalla y Taylor le responde, burlándose de Jimmy Bobo por su forma de hablar o su hipocresía italiana, se compensa uno con otro. Y creo que el racismo y los prejuicios se anulan cuando eres capaz de reírte de todo ello y, si el público es capaz de reírse de ello, entonces habremos logrado hacer del mundo un lugar mejor a nuestro modo”.

Todo el mundo adora y respeta al director Walter Hill. “Desde el primer momento”, recuerda Kang, “estaba muy abierto a sugerencias. Lo primero que descubres de Walter es que le encantan los actores. Y cuando a un director le encanta un actor, sabes que cuentas con un aliado importante. Es casi como si tuvieras una relación estupenda con tu padre, cuando hay esa confianza y sabes que no van a echar por tierra tus ideas. Cuando sabes que te aprecian y te quieren, estás más abierto a crear, así que las ideas expresadas sobre el papel cobran vida aún mejor. Y Walter siempre se muestra muy colaborador en ese aspecto”.

Sara Shahi interpreta a Lisa, la dura, independiente e increíblemente espabilada hija de Jimmy Bobo. Es una tatuadora y ha estado sin duda expuesta a muchos aspectos de la vida, más que la mayoría de las mujeres de su edad. Incluso pasó un año estudiando medicina. Su relación con su padre es muy compleja. “Es un sicario, y es complicado, porque mi percepción de ese mundo es que es sucio, sombrío y está mal. Y no tengo madre, así que somos la única familia que tenemos en el mundo. De modo que, aunque nos hemos distanciado muchísimo, seguimos viéndonos de cuando en cuando. En realidad, la relación más importante de la película es la que hay entre Jimmy y yo. Ha habido mucho dolor y mucha traición; Jimmy ha entrado y salido de mi vida. Pero me ha mantenido económicamente, aunque, más allá de eso, la verdad es que no ha estado presente en nada más. Aún así, sigue siendo una relación importante y hay un cierto amor ahí, así que Sly y yo trabajamos para encontrar un equilibrio entre dejar entrever esos sentimientos dolidos, junto con el hecho de que se preocupan de verdad el uno por el otro”.

Pero el personaje de Sarah acaba dando un giro completo. “Jimmy aparece una tarde y necesita mi ayuda. Le han pegado un tiro a Taylor (Sung Kang), el policía con el que colabora de mala gana. Así que acuden a mí para que le extraiga la bala, le salve la vida, y evite que acabe en el hospital y llame la atención de cualquier tipo de autoridades. Y así me veo más o menos metida en sus jaleos, en contra de mi voluntad. Luego me acaban secuestrando, y ahí es cuando el nivel de testosterona realmente se dispara”.

Shahi, al igual que el resto del reparto, se muestra entusiasmada con la experiencia de trabajar con el director Walter Hill. “Es un sueño. No quiero trabajar con nadie más. Tuve que pelear mucho para conseguir este papel. Creo que se imaginaba a alguien con un aspecto mucho más baqueteado que yo. Así que tuve que luchar y demostrarle que podía interpretar a Lisa. Lo respeto por ello, y porque tuve que trabajar duro por ello. No sólo es la clase de director que es un sueño para un actor, porque sabe exactamente lo que quiere y no se excede filmando, sino que también está muy abierto a mis ideas y sugerencias. Nos llevamos realmente bien”.

En cuanto a Stallone, Shahi afirma: “Lo adoro. Me pellizcaba todos los días al venir a trabajar. Estoy trabajando con Sylvester Stallone e interpreta a mi padre. Y soy el único personaje de la película que puede decirle de todo y tiene que aguantarse. Es asombroso. Creo que hasta ahora en mi carrera es con quien verdaderamente me he sentido como que no me puedo creer que esté trabajando con él”.

Para un relativo recién llegado de físico imponente como Jason Momoa, UNA BALA EN LA CABEZA suponía una experiencia nueva, divertida y educativa. “Ha sido algo nuevo para mí. Hay mucha acción, muchas armas, mucho saltar al agua. No había disparado nunca este tipo de armas, pero en mi primer día tuve que disparar a un montón de tipos en la cabeza, y fue mi primera experiencia apuntando con una pistola a la cabeza de alguien y disparando munición de fogueo. Ha sido muy complicado, pero es divertido que te paguen por ser un niño grande e ir a clase a jugar con pistolas”.

“Keegan es un tiburón”, sugiere Momoa sobre su personaje. No hace lo que hace por dinero. Disfruta verdaderamente con su trabajo, más de lo que realmente debería. Es un antiguo miembro de las Fuerzas Especiales, que ahora trabaja como mercenario”. Y Keegan es el antagonista por antonomasia. “Jimmy Bobo es el único tipo que ha logrado superar más o menos a Keegan. Maté a su compañero y él me pegó un tiro en el chaleco… y eso me hace enfadar. Así que disfruto mucho con la naturaleza competitiva de nuestra relación, y quiero matarlo, pero se me escapa una y otra vez. Consigo localizarlo, creo que ya lo tengo, pero hace volar su casa y casi me vuela a mí también. Así que tenemos una pequeña vendetta el uno contra el otro. Luego secuestro a su hija, lo que hace que se mosquee, y con razón. Nos enzarzamos en una pelea con hachas y, al final, para mi disgusto, su compañero me pega un tiro en la cabeza”.

La oportunidad de trabajar con Stallone fue uno de los motivos principales por los que Momoa quería hacer esta película. “Simplemente conocerlo ya es un verdadero honor. Lo respeto como director, como artista, como guionista… Venir de la nada y escribir y protagonizar ‘Rocky’, convertirse en quien es, es fenomenal. Es tan americano como el pastel de manzana. ‘Rocky’ es increíble. La verdad es que con Sly te quedas un poco asombrado – y es divertido, te sientes como un niño pequeño. Es un tipo muy sencillo y un ser humano fantástico… es absolutamente alucinante”.

Pero Momoa adora al director Walter Hill tanto como al propio Sly. “Me encanta sentarme a verlo trabajar. Es un director de la vieja escuela, que sabe lo que quiere, lo cual es fantástico, y sabe cómo sacártelo. Puedes ponerte enteramente en sus manos y confiar en él. Eso me gusta. Es divertido ver su proceso. Y es muy accesible. Yo tenía algunas cosillas que quería hacer con el guión y se mostró muy receptivo a ello, porque es un director de actores, lo que es estupendo”.

Sobre el productor Joel Silver, Momoa exclama, con todo su cariño: “¡Es el **** amo! ‘Arma letal’ y ‘Jungla de cristal’ son dos de mis películas de acción favoritas. Y a eso hay que sumarle ‘Matrix’. Sólo formar parte de esta producción ya es un verdadero honor. Y el reparto es genial. Sung Kang es un encanto. Sarah Shahi es asombrosa. Christian Slater… es un sueño hecho realidad. Me crié viendo a Christian Slater y es fenomenal. Tenemos un reparto estelar, con el que ha sido muy divertido trabajar”.

Jon Seda interpreta a Louis, el compañero sicario de Jimmy Bobo. “Sly y yo tenemos una química alucinante. Parece que nos conocemos desde hace mucho tiempo. Louis ve a Jimmy como una especie de mentor e, incluso, me atrevería a decir, de figura paterna. Mi personaje quiere emularlo, ser igual que él. Jimmy es un tipo de sicario más o menos de la vieja escuela y Louis es más bien de la nueva escuela. Pero Jimmy es la única ‘familia’ que tiene, así que estamos muy unidos y hemos trabajado mucho juntos. Yo veo a Louis como una especie de malo bueno. En última instancia, Keegan nos da caza a Jimmy y a mí. Nos sigue hasta un bar y me elimina en el servicio, lo que lleva a Jimmy a su obstinado empeño por vengarse por lo sucedido a Louis”.

Seda, como sus compañeros más jóvenes del reparto, comenta sobre Stallone: “Para mí, ‘Rocky’, y todos los ‘Rockies’, influyeron de verdad en mi vida. ‘Rocky’ es como América, ya sabes, nunca hay que rendirse. Cuando crees que las cosas están mal y quieres abandonar, ¡no lo haces! Igual que ‘Rocky’ no se rindió. Me crié con eso. Recuerdo cuando vi ‘Rocky’ por primera vez, con mis amigos, salimos del cine, caminando por la calle, y queríamos buscar pelea con todo el mundo. Nos sentimos todos como ‘Rocky’. Pensábamos que podíamos vencer a cualquiera. Pero, en mi caso, he tenido la suerte a lo largo de mi carrera de poder trabajar con mucha gente. Y la verdad es que no soy admirador de muchos, pero de Sylvester Stallone sí, y ha sido todo un honor, un placer y un privilegio haber podido trabajar con él”.

Seda tiene más o menos la misma opinión sobre el director Walter Hill. “Me siento honrado de trabajar con él. Ya había trabajado anteriormente con él y ha sido algo increíble saber que pensó en mí para este papel. Así que, cuando recibí la llamada diciéndome que Walter quería ofrecérmelo, ¿cómo iba a negarme? No puedes negarte. Además, ¿POR QUÉ ibas a negarte? El guión era excelente. Lo tenía todo, desde drama hasta acción y partes divertidas. Creo que es una de esas películas que tiene un poco de todo, para todo tipo de público”.

Para Christian Slater, uno de los actores más veteranos del reparto, la experiencia de rodar UNA BALA EN LA CABEZA fue algo que disfrutó mucho. “Trabajar con Sylvester Stallone fue un placer. Es divertidísimo y siempre he sido un gran admirador. Desde luego, ha sido un sueño y una ambición mía tener la oportunidad de trabajar con alguien a quien he admirado y respetado toda mi vida; la verdad es que, desde que tenía unos siete años, me he criado viendo sus películas. Así que gozar de una oportunidad así, de rodar con él, es algo extraordinario”.

Slater, al igual que Stallone, no había trabajado nunca con Walter Hill. “Pero es todo un profesional. Es increíble llegar a su set de rodaje y notar el nivel de profesionalidad. Es algo diferente; lo lleva todo con la máxima eficiencia y suavidad. Soy un gran admirador de Walter así que, cuando me presenté a reunirme por primera vez con él, estaba entusiasmado; poder sentarme a hablar con él y decirle: ‘soy un gran fan’, me sentí genial. ‘Límite: 48 horas’ fue sin ninguna duda algo especial, y tenía siempre presentes buena parte de sus diálogos durante mi adolescencia”.

Baptiste, el personaje que interpreta Slater, es algo complejo, pero es desde luego un villano. A Slater le gusta darle a su personaje el beneficio de la duda. “Cuando te embarcas en algo así e interpretas a ese tipo de personaje, nunca empiezas diciendo: ‘oh, es un villano entre comillas’. Como actor, me gusta buscarle el lado positivo a la persona. Y este tipo se encuentra metido en algo que sin duda le viene grande. Es un tipo que, seguramente por las circunstancias y por algo de codicia, ha acabado en compañía de individuos que no son precisamente de fiar. No creo que empezara con esa intención pero, a consecuencia de su entorno y su condicionamiento, se vio metido en ese mundo y, por consiguiente, le pasan cosas malas”.


ACERCA DEL RODAJE EN NUEVA ORLEANS Y EN LUISIANA:

 

El diseñador de producción Toby Corbett no podría haber estado más encantado por tener ocasión de trabajar en Nueva Orleans con UNA BALA EN LA CABEZA. “Nueva Orleans es evidentemente una ciudad muy antigua. Tiene una maravillosa historia de numerosas culturas que se acaban más o menos juntando en esta pequeña isla en la curva más estrecha del río Mississippi. Ofrece un montón de texturas maravillosas, y colores, y arquitectura – detalles que aportan mucho a ciertos aspectos de nuestra película. Queríamos dotar de un cierto ambiente caliente, tórrido y libertino al filme y al mundo en el que viven estos personajes”, agrega Corbett. “Aquí lo tenemos todo. ¡Prácticamente no hay más que poner la cámara en marcha! He creado algunos sets en los que podamos divertirnos, a fin de captar la acción de la película, pero la ciudad en sí es realmente un personaje, que se presta perfectamente a una película de esta naturaleza”.

El final de UNA BALA EN LA CABEZA se desarrolla en una enorme central eléctrica abandonada. “Es la vieja central de Entergy”, explica Corbett, “que es la compañía eléctrica local. Lo que me atrajo en un primer momento de ella es que es donde Walter Hill dirigió su ópera prima, ‘El luchador’, protagonizada por Charles Bronson, en 1975. Así que pensé: ‘Bueno, pues creo que deberíamos rodar aquí también esta película’. Me parecía apropiado, y se presta perfectamente a una secuencia de lucha ideal. Había una gran escena de lucha en ‘El luchador’ que se producía en la misma zona que íbamos a usar. No iba a ser lo mismo, pero me pareció que sería como una especie de regreso al punto de partida. Y es un edificio estupendo, de principios del siglo pasado, con enormes ventanales tipo catedral y maquinaria gigantesca, que se usaba para generar energía. Así que era perfecta para la secuencia de acción, porque tiene un aspecto muy gráfico que ofrece más o menos un tipo de composición perfecta, como en una novela gráfica”.

Uno de los exteriores más divertidos e insólitos de Nueva Orleans fue Scout Island, rodeada del pantano de City Park, donde se halla el “piso franco” de Jimmy Bobo, que acabará volando en pedacitos. La única pega de los efectos especiales aquí era que el equipo de rodaje tenía que tener mucho cuidado con los árboles y el follaje alrededor de la “casa”. El huracán Katrina causó daños muy graves a los árboles y toda la flora en general de este enorme parque, situado en mitad de la ciudad de Nueva Orleans. El equipo tuvo que contenerse mucho con la explosión, porque no se nos permitía comprometer nada de la repoblación y reforestación. Los supervisores de efectos visuales Richard Edlunds y Helena Packer-Burnson tendrían que encargarse en posproducción de realzar la explosión para la gran pantalla.

En la actualidad, Luisiana se ha convertido en el destino de rodaje de muchas producciones de cine y televisión. Como el estado cuenta con una gran diversidad de exteriores, los cineastas pueden confiar en que Luisiana es el mejor lugar para rodar su proyecto. La gran variedad de paisajes de Luisiana ofrece localizaciones que van desde la típica ciénaga y plantación, a sus grandes ciudades, con auténticos centros urbanos y poblaciones de todas las formas, estilos y tamaños, que pueden hacer las veces de cualquier otro lugar de Estados Unidos. El benigno clima se presta a poder realizar rodajes a lo largo de todo el año y los residentes de Luisiana son la personificación de la hospitalidad sureña, encantados de acoger producciones de todos los tamaños. El estado, con su rica historia cultural, es motivo de gran orgullo para sus ciudadanos. ¡Luisiana lo tiene verdaderamente todo!

La ciudad de Nueva Orleans ofrecía una paleta rica y sensual, ideal para evocar la textura visual de cine negro que UNA BALA EN LA CABEZA precisaba. Cada uno de los distritos es algo único en sí mismo. E incluso cuando se está filmando en una noche con una ligera niebla, en un embarcadero desierto, en la ribera oeste del río Mississippi, en la localidad de Gretna, con nuestro reparto en primer plano y el amplio puente sobre el río Mississippi, que dirige la vista hacia la silueta urbana del centro de Nueva Orleans de fondo, iluminada en colores pastel, siempre resulta algo mágico y evocador.

Los exteriores elegidos para UNA BALA EN LA CABEZA se seleccionaron con gran esmero para que se acomodaran al guión y a la historia. Nos llevaron por lugares como el distrito central empresarial, el centro de comercio de Nueva Orleans, que se extiende desde el Superdome de Luisiana al río Mississippi, e incluye el centro de convenciones Ernest N. Morial, el Harrah’s Casino, así como numerosos hoteles de lujo y restaurantes de fama mundial. El rodaje también pasó por el distrito jardín y la zona residencial, un barrio de clase alta con la famosa Magazine Street como arteria principal. El distrito jardín es quizá el más espléndido de todos los de Nueva Orleans, famoso por sus casas solariegas, rodeadas de amplios jardines y zonas verdes, el cementerio sobre el nivel del suelo Lafayette No. 1, y el famoso Commander’s Palace (Palacio del Comandante).

Cada una de las localizaciones que aparecen en el filme se eligió con sumo cuidado para el rodaje de UNA BALA EN LA CABEZA, a fin de proporcionar una gran variedad, sabor y textura al ambiente de cine negro de la película.


ACERCA DEL REPARTO:

 

SYLVESTER STALLONE (Jimmy Bobo) ha logrado el reconocimiento mundial como actor, guionista y director, desde que interpretara el papel principal, basado en su propio guión, de “Rocky”, que recibió el Oscar® en 1976 a la “Mejor película”.

Desde esa influyente película, “Rocky” creció para convertirse en una franquicia con cinco secuelas, que Stallone cerraría en 2006 con “Rocky Balboa (Rocky VI)”, un éxito de crítica y público, que sirvió para confirmar definitivamente tanto a Stallone como a ‘Rocky’ como iconos culturales. Además, para conmemorar a un personaje que se ha vuelto tan real como cualquier persona de carne y hueso para los espectadores de cine de todo el mundo, se colocó una estatua de ‘Rocky Balboa’ a los pies de las famosas escaleras del Museo de Arte de Filadelfia, en una ceremonia de dedicación presidida por el propio alcalde de la ciudad.

En el verano de 2010, Stallone estrenó uno de sus proyectos más ambiciosos hasta la fecha, la cinta de acción “Los mercenarios (The Expendables)”, que él mismo escribió, dirigió y protagonizó, y para la que consiguió reunir un reparto estelar que incluía a Jason Statham, Mickey Rourke, Jet Li, Eric Roberts, Dolph Lungren y Steve Austin, así como cameos de Bruce Willis y Arnold Schwarzenegger. “Los mercenarios (The Expendables)” se estrenaría en el primer puesto de la taquilla norteamericana, lo que convierte a Stallone en el único actor en estrenar una película en el número uno de la taquilla en cinco décadas distintas. Sly llevó al equipo de rodaje por exteriores de Brasil y las calles de la ciudad de Nueva Orleans, en un rodaje que duró unos pocos meses. En el verano de 2012, volvería a la carga con la segunda entrega de la serie, “Los mercenarios 2”, en la que no sólo volvería a contar con todas las grandes figuras del cine de acción de la primera, sino que además se incorporarían otros iconos importantes del mismo, como Chuck Norris y Jean-Claude Van Damme, y conseguiría otro sensacional éxito de taquilla, al estrenarse nuevamente en el número uno, y acabar alcanzando a la postre los 300 millones de dólares de recaudación en todo el mundo. Ya está preparando la tercera parte de la franquicia.

En 2008, Stallone escribió, dirigió y protagonizó “John Rambo (Rambo IV)”, que continuaba la saga del veterano de Vietnam ‘John Rambo’, 25 años después del estreno, en 1982, de “Acorralado”. En esta última entrega, Stallone llevó al equipo de rodaje por exteriores de las selvas de Birmania y ambientó la apasionante historia en un país que lleva 60 años de guerra civil, genocidio y crímenes contra la humanidad… y nadie hace nada para remediarlo.

Stallone nació en la ciudad de Nueva York y asistió al colegio en los suburbios de Filadelfia, donde se inició como actor y también se convirtió en jugador estrella del equipo escolar de fútbol americano. Después, pasó dos años en el American College de Suiza, en Ginebra.

A su regreso a los Estados Unidos, se matriculó para cursar estudios de Arte Dramático en la Universidad de Miami y también empezó a escribir. Stallone dejó la universidad para dedicarse a la interpretación en Nueva York, pero no le resultó fácil encontrar trabajo. Para 1973, Stallone había realizado audiciones para casi todos los agentes de casting de Nueva York y se había presentado a miles de pruebas, con escaso éxito.

Durante esta época, se dedicó cada vez más a escribir, produciendo numerosos guiones mientras esperaba su gran oportunidad como actor. Esa oportunidad llegaría inicialmente en 1974, cuando fue elegido para uno de los papeles protagonistas de “Black jackets. Días felices”. También consiguió su primer crédito como guionista por “diálogos adicionales” en esta película.

Con el dinero conseguido por esa película, Stallone dejó Nueva York para irse a Hollywood. Empezó otra vez a pasearse por todos los agentes de casting y estudios, y consiguió unos cuantos papeles menores en televisión y cine. También continuó escribiendo.

El boxeador ‘Rocky Balboa’ nació y cobró vida en un guión que Stallone escribió a mano. Varios productores se ofrecieron a comprar el guión, con la intención de elegir a una estrella conocida para el papel protagonista, pero Stallone se empeñó en interpretarlo él mismo. Pese a que el saldo de su cuenta corriente apenas alcanzaba los 100 dólares, Stallone se mantuvo firme y su perseverancia acabó dando fruto, a lo grande.

Además de “Rocky Balboa (Rocky VI)” y “John Rambo (Rambo IV)”, los créditos de Stallone como guionista y director son “Rocky II” y “La cocina del infierno”. Como actor y coguionista, Stallone ha trabajado en “F.I.S.T. (Símbolo de fuerza)”, “Acorralado”, “Rambo: Acorralado Parte II”, “Rhinestone” y “Rambo III”. Coescribió, dirigió y produjo “Staying Alive (La fiebre continúa)” y protagonizó “Los halcones de la noche”, “Evasión o victoria”, “Tango y Cash” y “Encerrado”. “Rocky V”, escrita y protagonizada por Stallone y dirigida por John G. Avildsen, se estrenó en 1990.

También protagonizó “Demolition Man”, que batió récords de taquilla en su estreno en otoño de 1993, y las películas “Máximo riesgo”, “El especialista”, “Asesinos” y “Daylight (Pánico en el túnel)”.

Stallone interpretó el complicado papel de ‘Freddy Heflin’, en la producción de Miramax “CopLand”, que le ha valió nuevos elogios internacionales de crítica y público.

Tuvo un papel protagonista en “Get Carter” para Warner Brothers, coprotagonizada junto a Michael Caine, que se estrenaría en otoño de 2000. Stallone escribió y protagonizó el thriller de carreras de coches número uno de taquilla “Driven”, coprotagonizada por Burt Reynolds y Christian de la Fuente. Además, rodó “El protector”, con Madeleine Stowe. Ambas fueron producciones de Warner Bros. También interpretó el papel de ‘el Juguetero’ para el director Robert Rodriguez en la cinta de éxito “Spy Kids 3D: Game Over”, tercera entrega de esa franquicia cinematográfica de gran éxito.

Estuvo asociado con “The Contender”, una impactante serie llena de acción emitida en la cadena NBC y luego en el canal deportivo ESPN.

En 2002, Stallone recibió de manos de la Video Dealers Software Association el premio a la “Estrella de acción del milenio” en la 21ª convención anual de la organización.

Además, la influencia y el reconocimiento a Stallone se extienden por todo el mundo. En 2008, el Festival de Cine de Zúrich le hizo entrega del premio inaugural del festival, el Golden Icon, que reconocía sus grandes logros como actor y cineasta estadounidense. En 2009, el Festival de Cine de Venecia entregó a Stallone el premio “Gloria Jaeger-LeCoultre para el Cineasta”.

Con el estreno en 2010 de “Los mercenarios (The Expendables)”, Stallone recibió el codiciado GuyCon en la gala de premios “Guy’s Choice” de Spike TV, del que le hizo entrega el por entonces gobernador de California, Arnold Schwarzenegger. También fue agasajado en el Festival de Cine de Los Ángeles de 2010 como invitado de honor del festival, y obtuvo el premio Visionary en el evento Key Arts 2010 de la publicación especializada Hollywood Reporter. En la Convención de Cómics de San Diego de 2010, también fue el primero en ingresar en el Salón de la Fama de los Héroes de Acción de IGN.

Stallone es uno de los socios fundadores de Planet Hollywood, la cadena de fama internacional de complejos de ocio que incluye el Planet Hollywood Las Vegas Resort and Casino.

 

SUNG KANG (Taylor Kwan) ha intervenido recientemente en el gran éxito de taquilla “Fast & Furious 5 (A todo gas 5)”, dirigido por Justin Lin. Los dos habían trabajado ya juntos anteriormente en el drama de gran éxito de crítica “Better Luck Tomorrow” (estrenado en el Festival de Cine de Sundance de 2002, donde fue candidato al Gran Premio del Jurado), “A todo gas: Tokyo Race”, “Fast & Furious: Aún más rápido (A todo gas 4)” y “Finishing the Game: The Search for a New Bruce Lee”.

Kang también ha trabajado en “Ninja Assassin”, a las órdenes de James McTeigue, “El asesino”, de Philip G. Atwell, y “La jungla 4.0”, de Len Wiseman. Kang protagonizó el thriller independiente “Undoing”, de Chris Chan Lee, junto a Kelly Hu, y la comedia producida por Miguel Arteta “The Motel”, selección oficial del Festival de Cine de Sundance de 2005.

Sus restantes créditos cinematográficos incluyen papeles de reparto en “Antwone Fisher”, de Denzel Washington, “Pearl Harbor”, de Michael Bay, y el cortometraje “9:30”, selección oficial del Festival de Cine de Cannes de 2004.

Kang, nacido en la localidad del estado de Georgia de Gainesville, en Estados Unidos, empezó a actuar en Los Ángeles con el grupo de teatro experimental angelino F.A.T.E. (Friends Artist Theater Ensemble).

Los créditos de Kang para televisión incluyen apariciones especiales en series como “Monk”, “Caso abierto”, “Threat Matrix”, “Sin rastro”, “The Shield: al margen de la ley”, “Policías de Nueva York”, “Girlfriends”, “Spin City: Loca alcaldía”, “Felicity” y “Martial Law”, entre otras.

Kang reside actualmente en Los Ángeles.

 

SARAH SHAHI (Lisa), es una estrella en alza, que ha regresado a la televisión esta temporada con un papel recurrente en la nueva serie “Chicago Fire”, tras protagonizar durante las dos últimas temporadas el drama judicial del canal USA “Kate”. En este, Shahi interpretaba el papel epónimo de una abogada divorciada de San Francisco, que decide convertirse en mediadora tras la muerte de su padre, que dirigía su bufete de abogados.

También estrena el próximo 22 de marzo la cinta de acción UNA BALA EN LA CABEZA, donde interpreta a la hija de Sylvester Stallone, para el productor Joel Silver. En los últimos años, ha intervenido en la producción de The Weinstein Company “Tentación en Manhattan”, con Sarah Jessica Parker y Pierce Brosnan, así como en las cintas independientes “The Trouble with Bliss”, frente a Michael C. Hall y Lucy Liu, y “Static”, con Milo Ventimiglia.

En televisión, protagonizó junto a Damien Lewis la serie policíaca de la cadena NBC “Life”, que recibió un premio IFC en 2008. También apareció en la serie de gran éxito de crítica de Showtime “L.”, donde interpretaba a ‘Carmen’, una ayudante de producción bilingüe, que pasa las noches como DJ. Este drama se centraba en un grupo de mujeres de Los Ángeles, sus vidas, carreras y relaciones románticas, tanto hetero como homosexuales.

Shahi, natural de Dallas, Texas, se trasladó a Los Ángeles en el año 2000. Como miembro de las animadoras del equipo de fútbol americano de los Dallas Cowboy, tuvo un encuentro casual con Robert Altman (que estaba rodando por allí “Dr. T y las mujeres”) en el rancho de los Cowboys, que la animó a trasladarse a Los Ángeles para dedicarse a la interpretación. En el año 2000, ocupó la portada del famoso Dallas Cowboy Cheerleader Calendar y emprendió una gira con la USO, que la llevaría a actuar ante las tropas en Bosnia, Macedonia, Kosovo e Italia.

Pese a ser una relativa recién llegada a Hollywood, ha aparecido en películas como “Aquellas juergas universitarias”, “Nominados”, “Shades of Ray”, “Territorio prohibido”, y cuenta con gran cantidad de créditos televisivos en series como “Los Soprano”, “Sobrenatural”, “Dawson crece”, “Urgencias”, “Frasier”, “Profesores de Boston”, “Alias” y muchas más.

 

JASON MOMOA (Keegan)está listo para convertirse en una de las próximas grandes estrellas masculinas del cine de acción de Hollywood. En agosto de 2011, Jason llegó a la cartelera en el papel protagonista de “Conan, el bárbaro”, la producción de Millennium/Nu Image con la que pretendían volver a poner en marcha la franquicia del famoso bárbaro creado por Robert E. Howard. La cinta de acción y aventuras estaba dirigida por Marcus Nispel e incluía también en su reparto a Rachel Nichols, Stephen Lang y Rose McGowan.

Jason también interpretó al caudillo ‘Khal Drogo’ en la primera temporada de la serie de gran éxito de crítica y audiencia del canal HBO “Juego de tronos”, basada en la popular serie de libros “Canción de hielo y fuego”, escrita por George R.R. Martin. La serie narra una épica lucha por el poder, ambientada en un vasto y violento mundo de fantasía.

Momoa también logró ganarse un buen número de fans gracias a su interpretación del personaje de ‘Ronon Dex’, en la serie del canal SyFy “Stargate: Atlantis” (2004-2009). También fue uno de los protagonistas principales de la serie de la cadena Fox “North Shore”.

La creatividad de Momoa como artista parece no conocer límites. Jason tiene actualmente en posproducción “Road to Paloma”, una historia de carretera que él mismo ha escrito, dirigido y también protagonizado, junto a Sarah Shahi y Lisa Bonet. Ya había escrito, dirigido y producido anteriormente “Brown Bag Diaries: Ridin’ the Blinds in B Minor”, un cortometraje que le sirvió para darse a conocer.

Momoa recibió en 2011 el premio a la “Estrella en alza” de la National Association of Theatre Owners en la CinemaCon (antigua ShoWest) de ese año en Las Vegas.

Momoa nació en Hawái y su ascendencia de mezcla hawaiana e irlandesa lo dota de un aspecto muy particular que llama poderosamente la atención.

 

JON SEDA (Louis), natural de Nueva Jersey y boxeador amateur, colgó sus guantes en 1992, cuando debutó en la gran pantalla haciendo de púgil en “Gladiator”. A lo largo de los 90, Seda fue logrando mayor popularidad a través de su trabajo en películas como “Atrapado por su pasado” y “12 monos”, aunque no fue hasta que intervino en el clásico televisivo “Homicidio” que Hollywood empezó a fijarse en serio en él.

En 1996, Seda recibió grandes elogios de la crítica por su papel de ‘Blue’ en la película “Sunchaser”, frente a Woody Harrelson, que fue candidata a la Palma de Oro del Festival de Cine de Cannes. Seda interpretaría después al interés romántico de Jennifer Lopez en el filme “Selena”, basado en una historia real.

Sus créditos para televisión incluyen papeles regulares en las series “Kevin Hill” y “Fiscal Chase/Justicia cerrada (Close to home)”, y papeles recurrentes en la nueva serie de la presente temporada “Chicago Fire”, así como en “Entre fantasmas” y “Oz”. Seda también ha realizado apariciones especiales en “Hawai 5.0”, “The Closer”, “Último aviso”, “House”, “CSI: Miami”, “Policías de Nueva York”, “Las Vegas” y “Ley y orden”, entre muchas otras.

En 2010, Seda fue uno de los principales protagonistas de la miniserie del canal HBO ambientada en la 2ª Guerra Mundial “The Pacific”, en el papel del legendario marine ‘John Basilone’, mientras que, en 2011, se incorporó al reparto regular de la alabada serie de HBO “Treme” para su segunda y tercera temporadas.

 

HOLT McCALLANY (Greely) protagonizó en 2011 la alabada serie dramática del canal FX “El declive de Patrick Leary”, que le permitió cosechar excelentes críticas por su interpretación del campeón de los pesos pesados ‘Patrick “Lights” Leary’. McCallany acaba de llegar a la cartelera española en la película policíaca de época “Gangster Squad (Brigada de élite)”, y aparecerá próximamente en una versión futurista del clásico de Herman Melville “Moby Dick”, titulada “White Space”, así como en una exploración de la percepción extrasensorial llamada “The Ganzfeld Experiment”. Sus restantes créditos cinematográficos incluyen “El club de la lucha”, “Tres reyes”, “Hombres de honor”, “Below”, “En el punto de mira” y “Los perdedores”. En televisión, McCallany interpretó a un policía con problemas psicológicos en “CSI: Miami” y a un soldado con trastorno por estrés postraumático en “Mentes criminales”, entre otros. Sobre los escenarios, ha trabajado en: “La fierecilla domada”, “Noche de Epifanía”, “Bovver Boys”, “Rosetta Street” y “By The Sea, By The Sea, By The Beautiful Sea”.

McCallany nació en el seno de una familia de actores de Nueva York; su madre es la conocida cantante y actriz Julie Wilson, mientras que su padre es un productor y actor ganador del premio Tony. Empezó sus estudios en Dublín, Irlanda, a los cinco años de edad, antes de que sus padres regresaran a Nueva York. Con 14 años, se fugó de casa y cogió un autobús de la compañía Greyhound con destino a Los Ángeles, para dedicarse a su sueño de convertirse en actor, pero sus padres lo localizaron y lo enviaron de vuelta a Irlanda, a un internado.

Tras terminar el instituto, McCallany marchó a Francia a continuar su educación. Aprendió francés en la Sorbona, estudió historia del arte en la Academia Americana de París y teatro en L’Ecole Marceau y L’Ecole Jacques Lecoq. Pasó un verano estudiando Shakespeare en Oxford y después regresó a Nueva York de forma permanente, para empezar su carrera como actor. Ahora reparte su tiempo entre Los Ángeles y Nueva York, y es un apasionado de la historia, que disfruta leyendo biografías.

 

ADEWALE AKINNUOYE-AGBAJE (Morel)nació en Londres, Inglaterra, de padres nigerianos. Tras obtener un máster en Derecho por el prestigioso King’s College de Londres, Akinnuoye-Agbaje descubrió su verdadera vocación cuando el alabado productor Frank Marshall lo eligió para un papel en la superproducción de Paramount “Congo”. No tardarían en llegar otras apariciones, tanto en cine como en televisión, entre las que destacan “Ace Ventura: Operación África”, “Soldado de fortuna”, el telefilme de HBO “Viaje mortal”, las series de televisión “Cracker”, “Sombras de Nueva York” y la miniserie de la cadena ABC “20.000 leguas de viaje submarino”.

Pero fue la televisión lo que sirvió principalmente para dar a conocer a Akinnuoye-Agbaje, primero por su papel de ‘Simon Adebisi’, el preso asesino drogadicto de la revolucionaria serie de televisión de HBO “Oz”, una interpretación por la que fue candidato en dos ocasiones al premio NAACP Image al “Mejor actor en una serie dramática” y “Mejor actor de reparto en una serie dramática”, y posteriormente por su papel del misterioso ‘Sr. Eko’ en la serie de descomunal éxito de J.J. Abrams para la cadena ABC “Perdidos (Lost)”. Mientras estaba en “Perdidos (Lost)”, recibió el codiciado premio del Sindicato de actores (SAG) a la “Mejor interpretación de un reparto en una serie dramática”. Más adelante, intervino junto a Tony Shalhoub en un llamativo papel de estrella invitada en la serie ganadora del premio Emmy “Monk”.

Akinnuoye-Agbaje, siempre dispuesto a saltarse los estereotipos, no deja de ampliar su registro y talento, centrándose en su carrera cinematográfica, que le ha llevado a intervenir en éxitos de la gran pantalla como “Get Rich or Die Tryin’”, “El caso Bourne”, “El regreso de la momia (The Mummy Returns)” o el drama romántico “La joven de las especias”. Además, Akinnuoye-Agbaje, apodado el actor “muñeco de acción” por sus personajes fuertes en cine y televisión y su imponente presencia, pudo exhibir como nunca esas cualidades en la superproducción de Paramount “G.I. Joe”.

En los últimos dos años, Akinnuoye-Agbaje se ha dejado ver en varios proyectos para la gran pantalla: el filme de acción de CBS Films “Sed de venganza”, frente a Dwayne Johnson y Billy Bob Thornton, estrenado en febrero de 2011, la precuela de Universal Pictures del clásico de terror de John Carpenter, “La cosa (The Thing)”, estrenada en octubre de 2011, el emocionante thriller de acción “Asesinos de élite”, frente a Jason Statham, Clive Owen y Robert De Niro, sobre un programa del gobierno británico para eliminar a un grupo de asesinos a sueldo, estrenado en noviembre de 2011, y la cinta de animación de Sony Pictures Entertainment “¡Piratas!”, estrenada en agosto de 2012.

Lejos de dormirse en los laureles, Akinnuoye-Agbaje ha emprendido recientemente otro capítulo más de su carrera, al mostrar su primer cortometraje en los prestigiosos Sundance Labs de Robert Redford, donde recibió el premio Annenberg al “Mejor guionista y director novel”. También tiene previsto realizar su esperado debut como director, con una historia autobiográfica que él mismo piensa escribir, protagonizar y producir.

Akinnuoye-Agbaje habla varios idiomas, entre ellos italiano, algo de francés y yoruba, el idioma nigeriano de sus padres. En la actualidad, reside en Los Ángeles.

 

CHRISTIAN SLATER (Marcus Baptiste), cuenta con una impresionante carrera que abarca el cine, el teatro y la televisión, que ha servido para convertirlo en uno de los actores de más talento de su generación.

En 2011, se pudo ver a Slater en la comedia de Gabriela Tagliavini “¿Y donde están los hombres?”, basada en el libro de James Canon “Tales from the Town of Widows: A Novel”. La película gira en torno a las mujeres de una pequeña y remota aldea colombiana de las montañas, que se ve irrevocablemente cambiada el día en que todos sus hombres son reclutados a la fuerza para luchar en la guerra civil del país. Cuando los hombres, encabezados por un reportero estadounidense (Slater), regresan dispuestos a recuperar su poder, la guerra de los sexos será inevitable. La película también está protagonizada por Eva Longoria y fue estrenada por Maya Entertainment, como parte de su serie de producciones independientes, en julio de 2011. Ese mismo año, tomó parte en el thriller independiente “Guns, Girls and Gambling”, que sigue la búsqueda de un inestimable artefacto nativo americano, robado durante una partida de póquer en un casino indio. El reparto también incluye a Gary Oldman y Dane Cook.

Slater tiene a punto de estrenar el thriller de acción UNA BALA EN LA CABEZA, dirigido por Walter Hill, sobre un sicario de Nueva Orleans, interpretado por Sylvester Stallone, que se asocia con un policía de Nueva York para acabar con los asesinos de sus respectivos compañeros. Slater interpreta a un intermediario local.

El año pasado, intervino en la comedia de acción de Charlie Matthau “Freaky Deaky”, basada en la novela negra homónima de Elmore Leonard. La película sigue a un agente de la brigada de artificieros de la policía de Los Ángeles, interpretado por Billy Burke, que se topa con un complot de dos antiguos activistas hippies (Slater y la recién llegada Breanne Racano), que pretenden usar sus conocimientos en la elaboración de artefactos explosivos para engañar a un magnate del cine alcohólico para que les entregue millones de dólares.

En 2011, consiguió excelentes críticas por su papel protagonista en “Breaking In”, una telecomedia de 20th Century Fox Television sobre un equipo de expertos en seguridad. La serie se estrenó en la cadena Fox en abril de 2011 y duró dos temporadas.

En 2007, Slater formó parte del gran reparto coral de la producción de The Weinstein Company “Bobby”, escrita y dirigida por Emilio Estevez. Este drama histórico también contaba con Anthony Hopkins, Demi Moore, Sharon Stone, Laurence Fishburne, Lindsay Lohan y William H. Macy. La historia giraba en torno al asesinato del senador estadounidense Robert F. Kennedy, el 6 de junio de 1968, y recogía las historias cruzadas de 22 personas que se hallaban en el hotel Ambassador el día de los hechos. Slater interpretaba al responsable de la cocina y del catering del hotel donde tiene lugar el asesinato.

En 2006, Slater participó frente a Anthony Hopkins en “Slipsteam”, que el propio Hopkins escribió y dirigió. La película se proyectó en el Festival de Cine de Sundance de 2007. Slater también protagonizó ese año la cinta escrita y dirigida por Frank A. Cappello “Parecía un hombre tranquilo”, frente a William H. Macy y Elisha Cuthbert.

Slater regresó además a los escenarios de Londres en 2006 y 2007. En 2007, participó en la obra “Swimming with Sharks”, dirigida por Wilson Milan, de la que se agotaron las localidades. Slater interpretaba al productor ‘Buddy Ackerman’, el cerebro responsable de las ultraviolentas y taquilleras películas de terror de un gran estudio y uno de los hombres más poderosos de Hollywood. En 2006, repitió su alabado papel de ‘Randle P. McMurphy’ en la producción de Londres de la compañía Really Useful Group de “Alguien voló sobre el nido del cuco”. La reposición se estrenó en marzo de 2006 y estuvo en cartel hasta mayo de 2006. La obra, que se preestrenó en el Festival de Edimburgo, se estrenó originalmente en el West End de Londres el 6 de septiembre de 2004, con excelentes críticas. El enorme éxito cosechado obligó a realizar dos prórrogas sucesivas, con lo que aguantó en cartel hasta el 22 de enero de 2005, tras más de 150 representaciones con lleno total. Slater recibió un premio Whatsonstage al “Mejor actor” por su increíble interpretación. También obtuvo el premio al “Actor favorito” dos años seguidos en los premios Big Star.

En 2005, Slater encarnó el papel de ‘Tom’ frente a Jessica Lange en “El zoo de cristal” en Broadway. Fue elegido para sustituir a otro actor en la obra pocas semanas antes del estreno. No tardaría en dominar el papel y ofreció una interpretación extraordinaria, por la que obtuvo un premio al “Actor principal favorito en una obra de Broadway” de los premios del público de Broadway.com. El montaje se representó desde el 22 de marzo hasta el 3 de julio de 2005.

Slater ha mantenido también una presencia constante en televisión. En 2002 y 2003, Slater dejó su huella en la televisión de horario de máxima audiencia con dos fascinantes intervenciones como estrella invitada. En la serie de la NBC “El ala oeste de la Casa Blanca”, Slater interpretó al ‘capitán de corbeta Jack Reese’. Como ‘Neil Caplan’, un vulnerable científico en la serie de la cadena ABC “Alias”, Slater se vio involucrado con terroristas que deseaban aprovecharse de su inteligencia. Más recientemente, además de protagonizar la ya mencionada comedia de Fox “Breaking In” en 2011-2012, también ha aparecido como estrella invitada en “The Office”, de la NBC, en 2010, “Curb your Enthusiasm – Larry David”, de HBO, en 2009, y “Me llamo Earl”, de la NBC, en 2006, además de sus papeles protagonistas en la serie policiaca de la ABC “Sin identificar” en 2009 y en la serie de espionaje de la NBC “My Own Worst Enemy” en 2008.

Tras debutar en el cine en 1985 con “La leyenda de Billie Jean”, el amplio historial cinematográfico de Slater demuestra su versatilidad para destacar en los géneros más diversos. Como héroe de acción, participó en “Windtalkers”, de John Woo, frente a Nicolas Cage, y en “Broken Arrow: alarma nuclear”, con John Travolta. Slater también ha demostrado su capacidad para crear con sus interpretaciones personajes de culto, entre los que figuran sus inolvidables papeles como ‘Clarence Worley’ en “Amor a quemarropa”, ‘Robert Boyd’ en “Very Bad Things” y ‘Jason Dean’ en el clásico de culto de Michael Lehmann “Escuela de jóvenes asesinos”. Entre sus restantes trabajos cinematográficos se incluyen: “Candidata al poder”, “Mil ramos de rosas”, “Homicidio en primer grado”, “Entrevista con el vampiro”, “Corazón indomable”, “Rebelión en las ondas”, “El nombre de la rosa”, de Jean-Jacques Annaud “Tucker, un hombre y su sueño”, de Francis Ford Coppola, “Al filo del abismo” y “Churchill: The Hollywood Years”.

Los créditos como productor de Slater incluyen “Basil” y “Hard Rain”, en las que intervino también como actor. Ha ejercido además como productor ejecutivo de la cinta de Peter Berg “Very Bad Things”. En 1996, Slater debutó en la dirección con un cortometraje para la cadena Showtime, titulado “Museum of Love”.

Slater, antiguo alumno de la prestigiosa escuela Dalton y de la Professional Children’s School de Nueva York, debutó en Broadway a la edad de nueve años con “The Music Man”, junto a Dick Van Dyke, para después interpretar el papel protagonista en “Oliver”. Slater se ganó los elogios de la crítica en 1998 con su trabajo en la producción de Broadway de “Side Man”. Sus restantes créditos en Broadway incluyen papeles en “Macbeth”, “David Copperfield” y “Merlin”. Fuera de los escenarios de Broadway, Slater ha participado en otras producciones, como “Landscape of the Body”, “Between Daylight”, “Boonville”, “Dry Land” y “Somewhere’s Better”.


ACERCA DEL EQUIPO DE REALIZACIÓN:

 

WALTER HILL (director) está reconocido como uno de los principales realizadores de acción del cine contemporáneo, “un experto estilista visual cuyo uso narrativo de la persecución y la confrontación ha producido una galería de películas de gran éxito, tanto comercial como de crítica, a lo largo de las últimas tres décadas”, según el Diccionario Internacional de Cine y Cineastas.

Galardones: Emmy – Director de episodio por el piloto de “Deadwood”; premio del Sindicato de directores (DGA) – Director de episodio por el piloto de “Deadwood”; premio del Sindicato de directores (DGA) – Director de la miniserie “Los protectores (Broken Trail)”; Emmy – Producer de la miniserie “Los protectores (Broken Trail)”; premio Saturn, de la Academia de Ciencia Ficción y Fantasía; premio Cable Ace, Director de serie dramática; premio Crystal Spartan, “Logro extraordinario en la industria del cine”, Universidad Estatal de Michigan; premio al “Mejor director de cine del año”, “Kinema Jumpo” (Japón); premio Wrangler de los galardones Western Heritage, “Mejor director” – “Productor de película extraordinaria”; Gran Premio del Jurado, “Mejor director de cine”, Festival de Cine de Cognac por “Policiacos y thrillers” (Francia); premio Golden Boot, “Mejor director”, de la Golden Boot Western Film Society por “Los protectores (Broken Trail)”, 2006; Sociedad de la crítica cinematográfica de Roma, premio Bastone Bianco al “Mejor director” por “Los protectores (Broken Trail)”, 2006.

Premio a toda una trayectoria Golden Boot, de la Golden Boot Western Film Society; premio a toda una carrera, Festival de Cine de Maine, 2006; premio a toda una carrera, Festival de Cine de Savannah, 2006; premio a toda una carrera – Festival de Sitges, 2009.

Retrospectivas de su carrera: B.F.I. – N.F.T., Londres, 1991, Festival de Cine de Turín, 2005; Cinemateca Francesa, París, 2005.

Durante la retrospectiva de la obra de Hill en Londres, en el National Film Theatre, el crítico de cine Philip French, del periódico Observer, escribió: “Los mentores de Hill son Hawks, Walsh y Ford, y continúa su tradición del cine narrativo. Sus películas son fábulas reducidas a la mínima expresión, centradas en misteriosos individuos solitarios, que se rigen por un código privado, en los márgenes e intersticios de la sociedad estadounidense… la mayoría de sus personajes poseen una añoranza romántica y sus películas poseen una asombrosa belleza pictoricista, mientras que sus bandas sonoras, con toques de blues y música folk, contribuyen a la sensación de balada visual”.

Hill nació y se crió en Long Beach, California. Tras escribir los guiones de películas como “La huida” [la original, con Steve McQueen y Ali MacGraw] y “Con el agua al cuello”, Hill se convirtió en uno de los principales directores de cine de acción de Hollywood. Entre sus trabajos como director figuran títulos como “El luchador”, “Los amos de la noche (The Warriors)”, “La presa”, “Límite: 48 horas”, “Calles de fuego”, “Johnny el guapo”, “El tiempo de los intrusos”, “El último hombre” y “Invicto”. También produjo la influyente “Alien, el octavo pasajero” y coescribió la historia de su secuela, “Aliens, el regreso”. Su trilogía de Westerns (compuesta por “Forajidos de leyenda”, “Gerónimo, una leyenda” y “Wild Bill”) examina con ojo crítico y valora las vidas y leyendas de conocidas figuras del Oeste. También se ha mantenido activo en el terreno de la televisión, como director y como productor, encargándose por ejemplo del alabado capítulo piloto de la serie de HBO “Deadwood”, así como de la miniserie ganadora de múltiples galardones “Los protectores (Broken Trail)”.

Hill vive con su mujer y sus dos hijas en Los Ángeles.

 

JOEL SILVER (productor)es uno de los productores más prolíficos y de más éxito de la historia del cine, y ha producido más de 60 películas, entre ellas la revolucionaria trilogía de “Matrix”, las cuatro entregas de gran éxito de taquilla de “Arma letal”, además de dos de las cintas de acción más influyentes de la década de los 80, “Jungla de cristal” y “Depredador”. Hasta la fecha, el catálogo de películas de Silver ha recaudado más de 12.000 millones de dólares de ingresos en todo el mundo, de todo tipo de fuentes.

A través de su sello Silver Pictures, Silver produjo en 2009 el gran éxito de acción, aventura y misterio “Sherlock Holmes”, dirigido por Guy Ritchie y protagonizado por Robert Downey Jr. como el legendario detective y Jude Law como el ‘doctor Watson’. La película recaudó más de 500 millones de dólares en la taquilla mundial. En enero de 2012, se estrenó la secuela, “Sherlock Holmes: Juego de sombras”, que reunió a Ritchie, Downey Jr. y Jude Law, y consiguió superar nuevamente los 500 millones de dólares de taquilla en todo el mundo.

Silver diseñó un acuerdo para su productora Dark Castle Entertainment que le concede control creativo y la facultad de dar luz verde a todas las películas producidas bajo el sello, que Warner Bros. se encarga luego de distribuir. Dark Castle tiene una serie de proyectos en preparación o pendientes de estreno, como el thriller sobrenatural “The Apparition”, con Ashley Greene y Tom Felton.

Dark Castle inició su andadura con una serie de películas de gran éxito, empezando por el estreno que batió récords de taquilla en 1999, “House on Haunted Hill”, tras el que llegarían “13 fantasmas (13 ghosts)”, “Ghost Ship (Barco Fantasma)”, “Gothika” y “La casa de cera”. Entre los estrenos más recientes de Dark Castle se encuentran el thriller de ciencia ficción “Splice: Experimento mortal”, con Adrien Brody y Sarah Polley, la cinta de acción de Guy Ritchie “RocknRolla”, con un reparto coral encabezado por Gerard Butler, el thriller de terror “La huérfana”, con Vera Farmiga y Peter Sarsgaard, bajo la dirección de Jaume Collet-Sera, y los filmes de acción “Ninja Assassin”, dirigido por James McTeigue, y “Los perdedores”.

Anteriormente, la producción de 1999 de Silver “Matrix” recaudó más de 456 millones de dólares en todo el mundo, convirtiéndose así en la película más taquillera hasta entonces para su estudio, Warner Bros. “Matrix” recibió elogios generalizados por sus innovaciones visuales y narrativas, además de ganar cuatro premios Oscar®, incluido el de “Mejores efectos visuales”. También se convirtió en el primer DVD en superar el millón de copias vendidas y tuvo un papel decisivo a la hora de impulsar las ventas iniciales de reproductores de DVD de uso doméstico. La segunda entrega de la épica trilogía, “Matrix Reloaded”, consiguió más de 740 millones de dólares en la taquilla mundial, lo que la convirtió en la película para mayores de 18 años más taquillera de la historia. La recaudación del fin de semana del estreno de “Matrix Revolutions”, la última entrega de la explosiva trilogía, alcanzó la impresionante cifra de 203 millones de dólares en todo el mundo. Hasta la fecha, la franquicia de “Matrix” ha recaudado más de 3.000 millones de dólares de distintas fuentes en todo el mundo.

Mientras supervisaba la producción de “Matrix Reloaded” y “Matrix Revolutions”, Silver produjo el videojuego “Enter the Matrix”, que cuenta con una hora de metraje extra escrito y dirigido por los hermanos Wachowski e interpretado por Jada Pinkett Smith y Anthony Wong, que repetían sus papeles de las películas. También fue productor ejecutivo de “Animatrix”, una pionera colección de nueve cortometrajes de animación inspirados por la visionaria acción y narración de “Matrix”.

Silver produjo posteriormente el thriller de acción “V de Vendetta”, basado en la alabada novela gráfica escrita por Alan Moore y protagonizado por Natalie Portman, el thriller de acción y comedia “Kiss Kiss Bang Bang”, escrito y dirigido por Shane Black y protagonizado por Robert Downey Jr., Val Kilmer y Michelle Monaghan, y otra película de los hermanos Wachowski, “Speed Racer”. También produjo éxitos como “Romeo debe morir”, con Jet Li y Aaliyah, “Herida abierta”, con Steven Seagal y DMX, y “Operación Swordfish”, con John Travolta, Hugh Jackman y Halle Berry.

Pero Silver es también un productor televisivo de éxito; ejerció de productor ejecutivo de la serie de la cadena CBS “Moonlight”, un thriller romántico que le daba un giro a los mitos de los vampiros, y que ganó el premio People’s Choice Award a la “Nueva serie dramática favorita de televisión” en el año de su debut. Poco antes, fue productor ejecutivo de la alabada serie de culto de la cadena UPN “Veronica Mars”, protagonizada por Kristen Bell. Silver también fue productor ejecutivo, junto con Richard Donner, David Giler, Walter Hill y Robert Zemeckis, de las ocho temporadas de la galardonada serie de HBO “Historias de la cripta”, así como de dos de las películas derivadas de la misma.

Silver empezó su carrera como productor adjunto en “Los amos de la noche (The Warriors)” y a continuación produciría “Límite: 48 horas”, “Calles de fuego” y “El gran despilfarro”.

En 1985, Silver puso en marcha su propia productora Silver Pictures, con el éxito de taquilla “Commando”, seguido de “Jumpin’ Jack Flash” y “Depredador”. Silver Pictures asentó su estatus como una de las principales productoras de la industria con el estreno de la serie “Arma letal” y de los grandes taquillazos de acción “Jungla de cristal” y “La jungla 2: alerta roja”. Silver produciría después “El último Boy Scout”, “Demolition Man”, “Niño rico”, “Decisión crítica” y “Conspiración”.

Mucho antes de empezar su carrera de productor, como estudiante del instituto Columbia de Maplewood, Nueva Jersey en 1967, Silver y un grupo de amigos idearon un juego al que llamaron “ultimate frisbee”. Este deporte por equipos ha crecido rápidamente, hasta convertirse en un fenómeno global, con torneos en 50 países.

 

ALESSANDRO CAMON (guionista)es un guionista y productor nacido en Padua, Italia, que reside actualmente en Los Ángeles.

Se licenció en Filosofía por la Universidad de Padua y tiene un máster en Estudios Críticos por la universidad UCLA.

Empezó su carrera como crítico de cine, y publicó varios libros y ensayos, tanto en inglés como en italiano.

En 2010, fue candidato a un Oscar® al “Mejor guión original” por “The Messenger”. La película también se hizo con el Oso de Plata al “Mejor guión” y el Premio de la Paz del Festival de Cine de Berlín, El Gran Premio y el Premio de la Crítica de Deauville, y fue candidato al “Mejor guión” de los Independent Spirit y al premio Humanitas.

Sus guiones más recientes incluyen un thriller aún sin título para Jerry Bruckheimer Films, que Rupert Sanders se encargará de dirigir, y “Madame T”, una épica historia sobre la vida de Madame Tussaud.

Entre sus créditos como productor figuran “Owning Mahowny” (por la que fue candidato a un premio Genie), “Gracias por fumar”, “The Cooler”, “Teniente corrupto” y “Wall Street: El dinero nunca duerme”.

Entre sus publicaciones se encuentran un estudio del cine negro estadounidense (“The Killer Inside Us”, Bertani, Italia) y un ensayo sobre “El padrino” (en “The Godfather Trilogy”, Cambridge University Press).

Camon está casado con la productora Suzanne Warren.

 

TOBY CORBETT (diseño de producción),natural de Londres, se licenció por la Universidad de Washington, donde estudió pintura con el conocido pintor afroamericano Jacob Lawrence y estudios cinematográficos con el destacado especialista Richard Jameson. Su habilidad como pintor lo llevó a trabajar pintando decorados para dos importantes teatros regionales, el Seattle Repertory Theatre y el Mark Taper Forum. Después de trasladarse a Nueva York, Corbett empezó a trabajar como diseñador de decorados en numerosas producciones del Off Broadway. Su labor en el teatro acabaría llevándolo a hacer carrera en el diseño de producción para cine y televisión.

Corbett ha disfrutado de una larga colaboración con Tracey Ullman, que le ha permitido ser candidato al Emmy en tres ocasiones por su trabajo en el programa de variedades de HBO “Tracey Takes On”. Corbett también ha trabajado con un distinguido grupo de cineastas, como Kathryn Bigelow, Ron Nyswaner, Kiefer Sutherland, Jim McBride, Wayne Kramer, John Sayles y Werner Herzog.

Corbett diseñó varios de los segmentos de la comedia de reciente estreno “Movie 43”, con un enorme reparto coral que incluye en dichos segmentos diseñados por él nombres como Terrence Howard, Chloë Grace Moretz, Elizabeth Banks, Josh Duhamel, Patrick Warburton. Su trabajo anterior, “The Details”, dirigido por Jacob Aaron Estes, y protagonizado por Tobey Maguire, Elizabeth Banks, Laura Linney, Ray Liotta, Dennis Haysbert y Kerry Washington, se convirtió en la mayor venta del Festival de Cine de Sundance de 2011.

 

LLOYD AHERN (director de fotografía)ha filmado una larga lista de producciones cinematográficas, como “El tiempo de los intrusos”, “Gerónimo, una leyenda”, “Wild Bill”, “El último hombre”, “Turbulence”, “Ya no puedo esperar”, “Supernova (El fin del universo)”, “Los límites del silencio”, “American Pie ¡Menuda boda!” y “Cuestión de pelotas (DodgeBall)”.

En televisión, ha trabajado como director de fotografía en los telefilmes “Daughter of the Streets”, “Cosas buenas”, “Palomino”, “Milla blanca”, “The Way She Moves” y “El guardián de mi hermana”, además de filmar series como “Simon & Simon”, “Hooperman”, “Magnum”, “Eddie Dodd”, “Picket Fences”, “Snoops” y, más recientemente, “Deadwood”, para HBO, y “Huff”, para Showtime.

También ha ejercido de director de fotografía de segunda unidad o de director de fotografía adicional en películas como “El charlatán”, “Parque Jurásico (Jurassic Park)”, “Las locas, locas aventuras de Robin Hood”, “Broken Arrow: alarma nuclear”, “Íntimo y personal”, “Asesinos de reemplazo”, “Deep Rising (El misterio de las profundidades)”, “Expediente X”, “Falsa identidad” y “Cuando éramos soldados”.

 

KELLY CURLEY (director artístico) lleva más de dos décadas trabajando en la industria del cine, la televisión y la publicidad. Sus primeros créditos en el departamento artístico de una película incluyen “JFK: caso abierto”, “Entrevista con el vampiro” y “El informe pelícano”.

Entre sus trabajos recientes como director artístico se encuentran el filme ganador del Oscar® “El curioso caso de Benjamin Button”, la comedia de acción de gran éxito “Red”, el thrillerEl pacto”, la comedia política “En campaña todo vale” y el drama policíaco “En el centro de la tormenta”.

UNA BALA EN LA CABEZA

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: