Gipuzkoa Coopera impulsa talleres de cine para dar voz a alumnos en riesgo de exclusión social

Cerca de 250 alumnos de Argentina han participado desde 2017 en este proyecto promovido por el Festival de San Sebastián y la Diputación Foral de Gipuzkoa

Unos 250 jóvenes han participado en los talleres de cine de Gipuzkoa Coopera, proyecto de cooperación impulsado por el Festival de San Sebastián y la Diputación Foral de Gipuzkoa cuyo objetivo es fomentar la creación audiovisual en escuelas con alumnas y alumnos en riesgo de exclusión social.

Distintas ONGDs reciben desde hace años el apoyo de la Diputación Foral de Gipuzkoa en “una labor fundamental de cooperación para promover el desarrollo en los países y colectividades que sufren situaciones de precariedad”. “Es una tarea imprescindible, pero las crecientes necesidades de apoyo y solidaridad, así como la demanda de una parte importante de nuestra sociedad para participar de modo más activo, nos hicieron dar otro paso para extender la cooperación a Gipuzkoa”, explica Harkaitz Millan, diputado de Cultura y Cooperación Internacional.

Desde la creación en 2017 del programa Gipuzkoa Coopera, la Escuela de Educación Secundaria nº37 de la ciudad de Mar del Plata (Argentina) ha acogido talleres para enseñar a escribir un guion, rodar imágenes y grabar sonido, entre otras materias impartidas por varios profesionales dirigidos por Ione Hernández.

Bajo la supervisión de la cineasta donostiarra, el alumnado ha realizado una decena de cortometrajes entre los que hay trabajos de ficción y también documentales sobre la comunidad LGTBI de la Escuela nº37 o acerca de la experiencia de las alumnas que también son madres.

La financiación del proyecto, que cuenta con la participación del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales de Argentina (INCAA), ha corrido a cargo del Festival de San Sebastián y la Diputación de Gipuzkoa, que han donado el material necesario –cámaras, lentes, kits de iluminación y sonido, grabadoras, micrófonos…- para que los alumnos sean autónomos a la hora de crear una obra audiovisual de principio a fin.

En palabras de Ione Hernández, se trata de un proyecto “sumamente enriquecedor” para un colectivo de estudiantes que viven realidades familiares y sociales difíciles pero que, gracias al cine, descubren “puertas a otras vidas posibles”. “La experiencia tiene un impacto en ellos, les hace protagonistas y partícipes de la construcción de su identidad y sus deseos. La cámara les permite contarse a sí mismos y darse cuenta de que son importantes y de que tienen una voz y un rol en la vida”, afirma.

Basado en la formación continua, este programa ha hecho aflorar varias vocaciones entre los alumnos de La 37, que además de presentar sus trabajos en el Festival de Cine de Mar del Plata, han compartido sus conocimientos con otros centros educativos cercanos en un foro creado al efecto: el Encuentro Audiovisual de Escuelas de Educación Secundaria. “Los propios alumnos se han involucrado muchísimo. Son agentes activos del proyecto de cooperación y motores de cambio en sus comunidades”, añade Hernández.

Para José Luis Rebordinos, director del Festival de San Sebastián, este proyecto ha sido “uno de los más bonitos e importantes” de su trayectoria profesional. “Ojalá podamos continuar ayudando a esta escuela, pero nuestro objetivo es trabajar con la Diputación para que en 2021 iniciemos el proyecto con otra escuela en otro país de América Latina”, adelanta.

Según apunta Millan, el objetivo de la Diputación con este programa es “construir y compartir el relato de la cooperación”, que debe “impregnar todos los sectores de la ciudadanía”, según establecen los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030. “En esa tarea, la complicidad del Festival ha sido fundamental y, así, una escuela humilde de una sola planta y sin nombre, en cuyas reducidas aulas se impartía educación desde jardín de infancia hasta bachiller, fue lugar de encuentro y refugio. Hemos tenido la suerte de conocer este espacio vivo y de participar del entusiasmo de estos jóvenes, protagonistas de sus vidas y de su entorno”, concluye el diputado.

SOBRE GIPUZKOA COOPERA

El proyecto Gipuzkoa Coopera fue puesto en marcha en 2017 por la Diputación de Gipuzkoa al objeto de impulsar la cooperación al desarrollo mediante la implicación de entidades no convencionales en este ámbito, pero fuertemente enraizadas dentro y fuera del territorio.

Además del Festival de San Sebastián, en Gipuzkoa Coopera participan otras seis prestigiosas instituciones guipuzcoanas del mundo del arte, la cultura, la ciencia, el deporte y la gastronomía: Kukai Dantza Taldea, Tabakalera, Donostia International Physics Center, Real Sociedad Fundazioa y la Escuela de Hostelería Aiala de Karlos Argiñano. Cada una de las citadas entidades lidera un proyecto de cooperación en un país diferente.

La 37

Gipuzkoa Coopera impulsa talleres de cine para dar voz a alumnos en riesgo de exclusión social
Etiquetado en:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: